Blogia
LA WEB-ONA

Y el verbo se hizo un hombrecito

El nuevo miembro de la Ejecutiva y alcalde de Madrid ha asegurado que está muy orgulloso de haber hecho un discurso autocrítico para la apertura del XV congreso del PP, celebrado este fin de semana, a pesar de las críticas recibidas por algunos sectores del partido. Gallardón ha manifestado su disposición para trabajar junto al nuevo presidente, Mariano Rajoy, y no ha querido entrar a valorar el discurso de Ángel Acebes.

............................

La verdad, nunca pensé que Gallardón fuera tan cándido aunque sus declaraciones también puedan dar la impresión de que no le quedó más remedio que decantarse por donde lo hizo. Pero lo que pienso de verdad es que se la han colado hasta el tuétano. Le han dejado que diera su discurso crítico para terminar de hundirle. Sabedores como son del gran predicamento que tiene Gallardón entre las doñas cincuentonas no podían excluirle así de cualquier manera del congreso, porque Gallardón ya no es una persona grata entre muchas de las facciones del Pp. Según algún sector más recalcitrante de éste partido Gallardón es demasiado “progre” para sus gustos. Mientras hubo poder que repartir hasta resultaba variopinto y distendía las charlas de pasillo de los distintos hemiciclos nacionales.
Pero ahora las prebendas gubernamentales se han acabado y las facciones duras exigen su porción de representatividad, las mismas facciones que apoyan a Aznar hasta la muerte y que han forzado el nombramiento de éste como presidente honorario del partido.

Dicen muchas encuestas que el Pp ha involucionado por más que Rajoy haya intentado dar una imagen de progreso; la perpetuidad del Acebes en la cúpula, el que en estos días se le ha dado en llamar “la cara del 11-M” ha influido sobre manera para que la opinión se decante así. Los anuncios de caras nuevas en la ejecutiva del partido se han quedado eclipsadas por la permanecía de ciertos sectores que fueron los que hicieron perder al Pp el gobierno de la nación. A nadie se le olvida que Acebes permaneció y amparó la gran mentira del 11-M y donde una real necesidad de autocrítica se ha visto soslayada por las auto alabanzas.

Las luchas internas del partido cada vez son más notorias, Esperanza Aguirre estuvo a punto de reventar el discurso de Rajoy y en el último momento se debió de pensar que aún no tenía el suficiente poder dentro del partido como para desbancar al presidente, poder que si ha tenido y tiene para jugársela constantemente a Gallardón. Una crisis, la de Madrid, que no para de enconarse donde la presidencia de la comunidad y la del ayuntamiento de la capital son como el dúo Pimpinela y de momento es la Aguirre la que le saca varias cabezas de distancia al alcalde, en todos los sentidos.

Y desde luego la jugada maestra del sector duro del partido para desembarazarse de Gallardón ha sido la acontecida en el congreso, alguien debió de aconsejarle a Gallardo que ejerciera el papel de redentor moral cuando el que hacía en realidad era el de cabeza de turco, eso sí tenía su recompensa y ésta ha sido un puesto en la ejecutiva, un puesto muy por debajo de las posibilidades del alcalde. Un puesto que previsiblemente terminará abandonando por “causas personales” e incompatibilidad con la alcaldía de Madrid. Un “mobbing” en toda regla.

Gallardón se ha movido mucho y la foto ha enfocado hacía otro lado. Pero es muy posible que el partido haya hecho una mala estrategia política, Gallardón cuenta con muchos apoyos entre las bases del partido y entre el voto indeciso de la nación; la ceguera proverbial del Pp que ya le ha apalancado del poder nacional y que puede ser la puntilla para próximas elecciones e incluso para la supervivencia misma del partido. Lo que lleva a pensar que quizás Gallardón ha actuado, en su soledad, con mucha más picardía e inteligencia que la de los prócer de su partido. El tiempo lo dirá.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres