Blogia
LA WEB-ONA

Apolonio también es nombre de Tango

Un concejal del Pp de Medina del Campo llama “Puta” a una concejala y la manda “a tomar por culo”
..........................................
Víctimas del maltrato de género

Año 2000 61 víctimas mortales
Año 2001 52 víctimas mortales
Año 2002 53 víctimas mortales
Año 2003 71 víctimas mortales
Año 2004 45 víctimas mortales a día de hoy

Que es tónica general ver a los miembros del Pp insultar a las mujeres es de todos conocido. Cuando un alcalde no está condenado por abuso tenemos al presidente del partido llamando inmorales a unas ministras por posar en la puerta de La Moncloa. Hemos visto todos como en estos últimos años ha crecido el número de mujeres muertas a manos de sus compañeros, a lo que llevamos de año van 45. Mientras la oposición lanza insultos contra concejalas de otros partidos y Michavila llama “becarias muy divertidas” a estudiantes de periodismo sin despeinarse un pelo siguen muriendo mujeres.

La derecha recalcitrante que se negó a apoyar la ley en contra de la violencia de Género cuando aún estaban en el poder, dispensa tales elogios a cualquier mujer que no sea de su filiación política, no sabemos lo que les dicen a las suyas. Quizás tendrían algo que decir las ex de Álvarez Cascos.

Como el tema saca lo más visceral que tengo dentro voy a procurar sólo hacer una reflexión ¿Estos comentarios de reseñados dirigentes del PP pueden influir en que aumente el número de víctimas por el maltrato de género? Es tal el desprecio que muestran estos señores contra el sexo femenino que no queda nada más que responderme que sí; que efectivamente comentarios como estos dan alas a esos bestias, imposibilitados emocionalmente para el respeto y el amor a su prójima, para ejercer el dominio a fuerza de palos. Se ven respaldados políticamente para matar.

Lo que la oposición deja, muy claramente, traslucir es el mensaje de “mate a su esposa” a nosotros lo único que nos importa es joder la pava al gobierno sacando punta a todo lo que hace, que nos vamos a oponer tácitamente a cualquier ley que ZP intente sacar aunque ello signifique que mueran mujeres.

Que el maltrato es una diversión de gente de escaso nivel cultural, económico y social es, como muchas otras cosas que nos ha intentado hacer creer el PP, una leyenda urbana. En este país pega a la parienta mucha gente. Desde el pastor de cabras de las Urdes hasta el vicepresidente de ese holding tan famoso dedicado a la náutica. Pero al PP esto le trae sin cuidado, para ellos las estudiantes de periodismo son becarias muy graciosas y para Fidel Lambas llamar puta a una concejala es un incidente muy normal.

Hemos aprendido a convivir con las noticias diarias de palizas, abusos, violaciones y asesinatos a mujeres, ya no nos impacta; día a día desayunamos, comemos y cenamos con estas noticias y no se nos atraganta el gazpacho. El PP nos vendió durante ocho años que el maltrato se acababa denunciando al agresor, haciendo pasar a la víctima por una larga retahíla de policías, médicos, abogados y jueces para que al final el agresor termine matando a su cónyuge porque no había medios policiales para defenderla. Si además escuchamos comentarios vejatorios por parte de muchos de los mandamases peperos hacia las mujeres tenemos la pescadilla que se muerde la cola.

Nadie parece tener una solución a ésta lacra pero sería interesante empezar con un decreto por el que cualquier comentario vejatorio de personaje público lleve a éste a pasar una semanita en el calabozo. Sin que sirva el disculparse, que es muy bonito eso de llamar pendón a la que tienes enfrente para luego alegar que ha sido un desliz. Quizás esto no salve a ninguna mujer de morir pero al menos desde los estamentos políticos y sociales no les darán alas. Porque el marido de la Emperatriz no sólo debe de ser bueno, también debe de parecerlo. Y con actitudes como de las que se hace gala el PP ni son buenos ni lo parecen.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres